España en vías de prohibir la siembra de maíz transgénico.

Hace algunos años en ciertas partes del mundo comenzó la siembra del llamado maíz transgénico, ha habido desde entonces opiniones divididas, tanto de quienes están a favor argumentando que ayudaría a la producción de las cosechas y de quienes argumentaban que este tipo de plantaciones dejarían el suelo infértil a parte de ocasionar lesiones orgánicas irreversibles en el organismo humano.
El maíz orgánico consta de maíz alterado desde laboratorios, al que se le introducen artificialmente características nuevas, de otras plantas, bacterias o animales para que de esta manera obtenga cualidades que en su estado natural no poseería como resistencia a pesticidas o matar por sí mismos a especies de insectos que los ataquen. Esto se hace con el objetivo de incrementar el número de ganancias para las empresas que venden los productos transgénicos con el menor gasto posible y en parte para poner en marcha el proyecto de combustible a base de maíz en vez de petróleo, esto para buscar nuevas maneras de hacer combustibles autosustentables. Millones se han invertido en este proyecto dejando tanto buenos resultados como el incremento de producción como malos resultados, tales como la producción de alergias en los consumidores y la muerte de una gran variedad de insectos que ayudaban en la polinización de los campos.
Hoy en día, en Madrid, ecologistas, agricultores y consumidores están en vías de exigir al gobierno español que, siguiendo el ejemplo de Francia en donde ya se ha prohibido la siembra de productos transgénicos,  prohíba la siembra de estos productos, argumentando que no ayuda en la rentabilidad ni contribuye a la seguridad alimentaria, como en un principio se había dicho que sucedería, por lo que se ha establecido una moratoria que regule la siembra del maíz MON810, ya que se había pensado que los riesgos serían menores de lo que actualmente han sido. A parte de esto, se ha declarado que la siembra de éste maíz no ha sido más productiva que las variedades equivalentes no transgénicas.
Por otro lado, España es el país con mayor producción de agricultura ecológica de la Unión Europea, aparte de ser el mayor exportador de miel, por lo que se llama a este país a tomar medidas al respecto, ya que se ha detectado la presencia de polen proveniente de plantas transgénicas provocando el rechazo de estos productos por parte de varios países de la Unión Europea.
Se espera que España se una a los siete países que ya han prohibido la siembra de estos productos, como Alemania, Austria, Hungría, Grecia, Luxemburgo y Bulgaria, contribuyendo con esto a un trato más responsable del medio ambiente.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*