¿Qué es lo que caracteriza a las bolsas compostables?

En años recientes, diversas tiendas y comercios de varias partes del país han dejado de utilizar bolsas de plástico para vender sus productos. Unos ahora ofrecen bolsas de papel, otros ofrecen bolsas de tela. Previo a esto, la tendencia era ofrecer bolsas o envases biodegradables. 

Sin embargo, con el tiempo han surgido alternativas como las bolsas compostables. En este artículo, vamos a conocer más sobre estos empaques ecológicos, sus características y utilidad, así como sus diferencias con las bolsas biodegradables.

Características de las bolsas compostables

La principal característica de una bolsa compostable es su propiedad de convertirse en abono orgánico o composta. Sin embargo, es un proceso que no ocurre de manera natural; se requiere la supervisión e intervención humana para su producción, ya sea con fines industriales o domésticos.

A diferencia de los compostables, los envases biodegradables se degradan de manera natural una vez que entran en contacto con el medio ambiente (lluvia, luz solar, viento, etcétera), sin que la mano del hombre intervenga. 

Volviendo con las bolsas compostables, su propiedad para volver a la naturaleza al convertirse en abono orgánico se debe a que están elaboradas con materiales o recursos renovables de origen vegetal conocidos como polímeros naturales. Algunos ejemplos de este tipo de materiales son el almidón de maíz o la fécula de papa.

¿Qué utilidad tienen estos empaques ecológicos?

Como cualquier otro tipo de bolsa, las compostables nos permiten llevar nuestras compras de manera más práctica. Y ofrecen la misma flexibilidad, resistencia e impermeabilidad de una bolsa de plástico ordinaria. Su valor agregado se encuentra en que ayudan a reducir el impacto ambiental de manera considerable. 

Gracias a estas similitudes, no resulta complicado llevar a cabo una transición de las bolsas comunes de plástico a las bolsas compostables, ni implica un cambio de hábitos de compra en los consumidores. 

Bolsas kraft personalizadas, otra alternativa

Un ejemplo llamativo de bolsas compostables son las conocidas bolsas kraft personalizadas. Están elaboradas a base de papel kraft, el cual es un papel de embalaje de gran resistencia y con un color oscuro característico. Además, se elabora a partir de materiales recuperados y reutilizados, por lo cual su descomposición es mucho más acelerada en comparación con las bolsas convencionales de plástico.

Estos empaques ecológicos ya marcan tendencia debido a que, al ser más amigables con el medio ambiente, así como la calidad en su fabricación, su uso se ha popularizado en una gran cantidad de establecimientos comerciales.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.