Desperdicios sólidos en el DF

Uno de los principales problemas por los que atraviesa la Ciudad de México es el de la basura. La acumulación de residuos ha puesto de cabeza a la ciudad en varias ocasiones durante los últimos cinco años, por lo menos. La saturación de los rellenos sanitarios, sumada a la falta de espacios susceptibles de ser destinados para este propósito convierten el destino de toneladas y toneladas de basura en un tema capital.

Una de las cuestiones que han afectado a los vertederos de desperdicios es el crecimiento descontrolado de la ciudad, especialmente en el Oriente, ya que es en esa zona donde se encuentran la mayoría de los depósitos de basura. Muchos rellenos saniarios han quedado cercados por las casas de quienes se han instalado en sus inmediaciones, a pesar del riesgo para la salud y el medio ambiente que representa tener cerca las emanaciones que provienen de la descomposición de los residuos. El otro lado de este problema es que los rellenos no pueden crecer pues tienen un espacio muy limitado.

Tampoco es fácil destinar un área para albergar los desperdicios. Es muy importante contar con la seguridad plena de que los líquidos que escurren de la basura no se filtren al suelo y lleguen a los mantos freáticos, ocasionando contaminación de los mantos acuíferos subterráneos. Preparar así un terreno requiere de mucho trabajo y de una fuerte inversión de capital.

Otro problema lo constituye el destino final del desperdicio producto del retiro de escombro de las construcciones que, en la Ciudad de México, se producen en cantidades gigantescas, producto del desmedido número de obras que se realizan.

Todo comienza con la disposición de éstos residuos, ya que el camión de la basura, que normalmente se lleva la que se produce todos los días no se lleva el cascajo ni ningún otro desperdicio de construcción. Para recogerlo, es necesario pagar para que se deshagan de ella, normalmente para ser trasladada a plantas donde parte de estos escombros pueden recuperarse para rehuso.

A pesar de ello, no todo el material de construcción puede reutilizarse y, por lo tanto, es indispensable contar con espacios destinados para su almacenamiento. Un ejemplo es el de la varilla corrugada, la cual no puede reciclarse ya que el desperdicio suele estar contaminado con óxido u otras sustancias que lo hacen perder su pureza relativa y los hace inútiles para fundirse nuevamente.

El Gobierno de la Ciudad ha intentado tomar medidas para contrarrestar esta situación, aunque hasta el momento han resultado ser insuficientes.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

1 Response to Desperdicios sólidos en el DF

  1. proveedores bolsas impresas says:

    El retiro de desperdicios sólidos es una de las carencias de las grandes ciudades, la contaminación ambiental afecta cada vez más y se nota con los cambios climáticos más frecuentes. Es responsabilidad de la ciudadanía exigir que los gobiernos se hagan cargo de la limpieza en grandes cantidades pero también es responsabilidad de cada quien poner su granito de arena y hacerse cargo de sus desperdicios ya sea como individuo o como empresa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*